Pues no hay fecha que no llegue, plazo que no se cumpla, ni etapa del camino que se esconda… Hoy abrimos los brazos fuertes a la subida más empinada y larga de la ruta Jacobea, O Cebreiro!

Hay lugares en los que nomás no te hayas, uno le echa la culpa a la comida, la gente, al clima, el viento horrible que hizo ayer y demás. El punto es que este pueblo tiene algo que quién sabe qué es pero hoy en la mañana después de mi colacao y darme el lujo de un musli (cereal suizo) salí por patas. Ayer le pregunté a la masajista-bruja que qué había pasado aquí, me dijo que nada, sólo toda la inquisición donde quemaron vivos a mucha gente. “Pero acostúmbrate, porque todo esto es el cinturón celta donde se practicaba mucha brujería hace no muchos siglos” me decía.

Los paisajes eran de foto de rompecabezas, el pueblo atrapado entre dos cadenas de montañas atravesado por un río de agua transparente y muy viva. Pus será el sereno pero yo me voy, pensaba para mis adentros. Después de varios kilómetros de subir y salir un poco de la zona encontré un río con un puente frente a un conjunto de árboles. Bajé y trate de dejar con el río todos los pensamientos que me habían llegado en el último día.
20130419-224615.jpg20130419-224629.jpg20130419-224640.jpg

El río cumplió su función, lo que no podía sacar de mi cabeza minutos antes jamás regreso y fue como empezar otro día nuevo, excepto que las subidas seguían sin perdonar ni un sólo metro. Sin darme cuenta entré a Galicia. Los paisajes correspondían más a una Europa Central con ganado, ríos transparentes, vegetación y montañas. Después de subir por un par de horas tuve la elección de ir por el sendero de caminantes o el camino de ciclistas. Elegí el correcto para el bienestar de salsa y mío.
20130419-225129.jpg20130419-225136.jpg

Todo iba bien, es decir mis piernas me recordaban a mi progenitora pero yo seguía arriba de salsa y no lo contrario, hasta que pasando por un pueblo el camino cambió. Yo podría asegurar que no había otra opción pero hay gente que opina lo contrario. Sin darme cuenta ya estaba en el sendero de los caminantes, salsa cooperó hasta más no poder con todo y sus deficiencias como era el no tener un engrane más pequeño adelante para ser más tolerante en las subidas. La combinación de piedras altas, subida muy empinada y aparentemente infinita, hicieron que en algunas ocasiones salsa quedara sobre mi. A pesar de que las caídas habían sido amortiguadas por las alforjas, decidí que sería más prudente empujar a salsa por algunos metros. Después del último descanso -por no llamarle instinto de sobrevivencia- observé que el sonido más fuerte del momento era el palpitar de mi propio corazón, seguido por el viento en los árboles y el sonido de algún coche distante.

20130419-225857.jpg20130419-225847.jpg

Las piedras quedaron atrás y nos pusimos cada quien en sus puestos a un paso lento (7km/hr) pero seguro. No sé si llamarle masoquismo pero cuando uno entrega la vida haciendo algo que tiene un principio y un fin, no es fácil dejarlo atrás aunque su tiempo ya ha terminado y el proyecto esté completado. Terminé la subida y estaba en la cima de la montaña a punto de enfrentarme con un paisaje nuevo, el del otro lado del valle. Mi mente por alguna razón no estaba lista, quería o no soltar el sufrimiento de la subida o enorgullecerse aun más celebrando con la vista perdida en el recorrido que desde arriba parecería más una vista aérea que un recorrido en bicicleta.
20130419-230727.jpg20130419-230735.jpg

Tratando de inmortalizar el sentimiento tomé la panorámica que pegué justo arriba, pero en realidad no le está dando la importancia que tiene el camino. Éste va en el filo de la montaña como cambiando de opinión de metro a metro a qué valle quiere pertenecer.

En las carreras, maratones, triatlones, y seguramente muchos otros deportes de los cuales no tengo experiencia, se debe de tener mucho cuidado de cuándo celebrar el final. Principalmente porque el final sólo llega cuando es el final y no antes. Volviendo a donde íbamos, yo no estaba dispuesto a bajar la guardia sino hasta leer algún letrero que nombrara O Cebreiro, “felicidades usted sigue vivo y si puede leer esto también ha llegado consciente”. Fueron unos minutos después que apareció el aclamado pueblo. Sus construcciones principalmente de piedra, muy pintoresco y se respiraba un aire de “veni vidi vici” entre nosotros los peregrinos.
20130419-231609.jpg20130419-231617.jpg20130419-231623.jpg20130419-231630.jpg

Había por supuesto tiendas de souvenirs, bares, iglesia, etc. Estuve una hora platicando con gente, tomé algo y seguí mi camino. Esta vez me empeñé a tomar la carretera hasta que una voz me gritó “y tú a donde vas?”. Una señora se tomó la molestia de salir de su balcón y corregir mi camino. Tomé después el camino correcto y bajé por la carretera pasando por varios pueblos. 20130419-231958.jpg20130419-232004.jpg20130419-232012.jpg20130419-232017.jpg20130419-232025.jpg20130419-232032.jpg20130419-232047.jpg20130419-232039.jpg20130419-232057.jpg20130419-232103.jpg20130419-232111.jpg20130419-232117.jpg20130419-232123.jpg

Como lo he descrito arriba, Galicia tiene paisajes increíbles, muy densos, en armonía y llenos de vegetación. El único detalle es que desde que uno entra a la región todo huele a caca. Por kilómetros sentí que andaba en bici sobre un enorme papel de baño de medio uso, dentro y fuera de la carretera. Esto no es tan agradable en las subidas cuando uno tiene que jalar más aire a los pulmones. Espero no ofender a algún gallego que lea esto pero esa fue mi experiencia al entrar a esta linda región.

La entrada a Sarria fue bastante agradable, ya el olor era cosa secundaria. Me metí a un albergue y seguí mi rutina ya muy aprendida para baño, lavandería, dormir, etc. Hoy fue un día que se disfrutó bastante y fue buen aprendizaje para ver que los finales no se pueden evitar, el mismo fin del camino se acerca pronto.

20130419-234345.jpg

20130419-234337.jpg

One thought on “D-11 camino. Villafranca de Bierzo – Sarria

  1. Mijito! Qué orgullosa estoy de ti!!!
    O’Cebreiro no te venció!
    Sabía que lo lograrías!

    Muchos besos!

    El 19/04/2013, a las 04:23 p.m., “cycling europe 2013” escribió:

    >
    >

Leave a Reply