Dormí perfectamente bien en el hostal, que maravilla de lugar!
El día empezó con lluvia y algo de frío, por un momento pensé tomar el tren otra vez pero me acordé del kit de ropa q tengo para lluvia y me equipé de pies a cabeza. Me detuve en una gasolinera a comprar el equivalente al colacao, “cuanto falta para llegar a la frontera” pregunté, sabiendo que ya pronto llegaría a Bélgica. “No está muy lejos, como a 5km” dijo señalando la dirección de dónde venía. Había entrado a otro país sin ninguna bienvenida, casi como la frontera de Tijuana.

20130511-230956.jpg

20130511-231003.jpg

Después de pedalear 60km dos rayos más de la llanta trasera decidieron romperse justo entrando a un pueblo. Los terminé de sacar y con la llanta des alanceada me seguí al otro pueblo donde después de varias instrucciones llegué a una tienda de bicis. Me permitieron ver toda la reparación, el señor me dijo que traía demasiado peso. Yo creo que fue el trato que le di en el camino que hasta ahora esta cediendo. Cambió 4 rayos por unos más robustos y ahora me arrepiento de no pedirle que cambiara todos de una vez. La familia estaba contenta de ver a un mexicano que llegara a su tienda y me regalaron unas refacciones y una barra de proteína.

20130511-231438.jpg

20130511-231443.jpg

Después de eso, el camino se hizo bastante pesado, buenos paisajes pero creo que a partir de ahora mis recorridos serán de menos de 100km.

20130511-231557.jpg

20130511-231604.jpg

20130513-110447.jpg

Leave a Reply